Vista cansada: síntomas y tratamientos

Vista cansada: síntomas y tratamientos

La vista cansada o presbicia es un problema que aparece por el deterioro del cristalino (lente natural del ojo), que pierde su capacidad para ver de cerca debido a que los músculos y ligamentos que lo rodean van perdiendo su elasticidad, lo que provoca una gran dificultad para enfocar a distancias cortas. 

Este defecto visual está asociado con el envejecimiento de los ojos. La vista cansada puede, además, ir acompañada de otros problemas visuales como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía. 

Los síntomas, generalmente, empiezan con el impedimento para ver letras pequeñas u objetos cercanos, y comienzan a partir de los 40 años. Cabe señalar que variará según el paciente, pero entre los más habituales están los siguientes:

  • Complicaciones para ver de cerca y de lejos.
  • Fatiga ocular.
  • Frecuentes dolores de cabeza, especialmente por la noche.
  • Necesitas más iluminación para ver mejor. 
  • Tienes la impresión de que las letras se amontonan. 
  • Necesitas apartar los objetos para poder ver mejor. 
  • Sientes molestias cuando estás frente al ordenador. 

Para solucionar estos problemas o evitar que empeoren, lo mejor es acudir a un especialista, en concreto, a un óptico-optometrista. Debes tomar en cuenta que si vas al oftalmólogo, lo recomendable es ir con la vista descansada y no después de la jornada laboral. Hoy en día, existen tratamientos modernos con láser o mediante el uso de gafas (gafas de lectura, bifocales o progresivas). En todo caso, solo un experto determinará la mejor solución para cada caso. 

¿Se puede evitar sufrir de vista cansada?

Según algunos especialistas, existen alimentos y suplementos nutricionales que pueden retardar su aparición. También, hay quienes consideran que no se puede prevenir dado que se trata de una afección provocada por el envejecimiento. Sin embargo, puedes realizar ciertas acciones para evitar el cansancio prematuro de la vista, por ejemplo, realizar pausas durante las horas de trabajo frente a la pantalla del ordenador, no abusar del uso de dispositivos móviles, realizar actividades al aire libre, utilizar una iluminación adecuada para evitar forzar la vista, utilizar gafas de sol en cualquier época del año, no fumar y, por último, procurar tener una alimentación saludable. 

Author: Óptica en Torrelavega